Mejorar o ser diferente

En nuestra última comunicación te proponíamos un juego para los próximos meses. Te invitábamos a hacer un listado de las cosas que puedes hacer para mejorar tu negocio, ¿recuerdas?

Pues bien, ahora es el momento de recuperar esa lista y “meternos en harina” con ella. Coge tu lista y revisa las acciones que incluiste. Estudia cuáles de ellas te pueden hacer mejorar y sepáralas de las que crees que, además de mejorar, podrían hacer que tus clientes te perciban como una óptica diferente.

Mejorar es necesario pero ser diferente te hará dar un salto cualitativo.

Una acción como, por ejemplo, reformar tus escaparates puede ser algo que te haga mejorar. Es conveniente tener unos buenos escaparates, aunque la verdad es que esto no te va a hacer ser diferente, te hará mejor, pero es mejor parecer diferente y que esa diferencia sea apreciada por los clientes.

Habrás observado que Starbucks sitúa mesas con sillones en el escaparate y en el interior sillas más corrientes. Eso hace que los clientes, para sentarse, elijan primero el escaparate, llagando a ser parte de él y de la “decoración del local”. De esa forma se “invita a entrar” a otros clientes. Este es un ejemplo interesante de cómo diferenciarse.

¿Y mejorar el surtido de monturas? Si no tienes un buen surtido es necesario mejorarlo, claro. Pero ¿y si además utilizas otra disposición distinta al resto? Podrías organizar la exposición de sol, por ejemplo, en “imprescindibles”, diseñadores, máxima protección o de cualquier otra manera que aporte valor al cliente.

Con una disposición diferente las gafas podrían ser idénticas a las de otras ópticas pero aportarías una característica diferenciadora y no solo al propio surtido, sino también a tu óptica.

La clave está justo aquí, en que las acciones que te hagan ser diferente serán las que te harán dar saltos cualitativos, en la medida en la que esa diferencia sea percibida. Y seguramente tendrás más éxito si consigues una diferencia apreciada que consiguiendo solo una mejora.

En definitiva, si logras que tu negocio haga sentir a tus clientes que eres diferente se lo contarán a otros. Pero si les das un servicio correcto con un producto correcto e incluso también un precio correctísimo, pero similar o un poco mejor que otros, no se lo dirán a nadie.

Coge las acciones de la lista que creaste e identifica cuáles te harán parecer diferente y apreciado por los clientes.